Home / Sitios de Interés / Museo Genaro Pérez
Museo Genaro Pérez

Museo Genaro Pérez

Avenida General Paz 33.
(+54) 9 351 4341646
museogenaroperez@gmail.com
VER MAPA

Museo Genaro Pérez

Te recomendamos que visites este lugar.

Creado en 1943, el Museo Municipal de Bellas Artes “Dr. Genaro Pérez”, atesora una colección de 762 obras que testimonian casi dos siglos de arte argentino. Se cuentan entre ellas, pinturas, grabados, dibujos, esculturas y fotografias.

El museo se encuentra en una de las casas con mayor valor arquitectónico e histórico de la Ciudad. Diseñada por el ingeniero Lanusse y el arquitecto francés Harry e inaugurada en 1910 como casa de familia, fue ocupada sucesivamente como Casa de Gobierno de la Provincia, como Sede de la Municipalidad y como museo a partir de 1967.

Se destacan en la colección obras de Prilidiano Pueyrredon, Genaro Pérez, Emilio Caraffa y Octavio Pinto, Lino Enea Spilimbergo, Raúl Soldi, Enrique Policastro, Miguel Carlos Victorica, Antonio Berni, Antonio Segui, Luis Benedeti, Carlos Alonso y Marcelo Bonevardi, entre otros; jerarquizadas esculturas de Miguel Angel Budini, Carlos Peiteado, Horacio Juarez y Lucio Fontana.

En el Museo Genaro Pérez  tiene su propio Taller de Restauración, donde ya se han recuperado más de 400 obras del patrimonio pictórico cordobés. Este es el único Taller – Escuela en Argentina y en él se forman técnicos en restauración de pintura sobre tela, bajo la dirección de prestigiosos restauradores.

UNESCO ha designando “Patrimonio Cultural de la Humanidad” a los bienes jesuíticos de la Provincia y ha sido el Taller de Restauración, a través de un convenio con La Comisión Nacional de Museos, de Monumentos y de Lugares Históricos, el que ha encarado la recuperación de las pinturas más valiosas de ese patrimonio.

INFORMACIÓN ÚTIL

Horario: Martes a domingos y feriados de 10 a 20hs.
Costo: Libre y gratuita.
Muestra Permanente de Pintura Cordobesa del Museo Genaro Pérez

 

 

Próximas actividades

  • “Textos y visualidades” - Muestra de textos visuales y audiovisuales

    22 de mayo, 2019 00:00

    TEXTOS Y VISUALIDADES Muestra de textos visuales y audiovisuales  La inauguración será el jueves 21 de marzo a las 18:30 h Curador: Guillermo Daghero Artistas: Ivana Martínez Vollaro, Anamaría Briede, Rosana Fernández, Hugo Vidal, Carlos Soto Román, Adrián Savino, José Pizarro, Ricardo Aleixo, Martín Gubbins, André Vallias, Federico Fernández, Tevo Díaz, Mauro Césari y Gonzalo Aguilar / Augusto De Campos. SOBRE LA MUESTRA Puede asociarse a esta muestra los contenidos de la poesía visual, que es un género del arte conceptual que, al centrarse en el aspecto plástico y no representacional de la palabra escrita, es capaz de crear una dimensión renovadora entre lo verbal y la imagen. La muestra “Textos y Visualidades” es una muestra de textos visuales y audiovisuales, de obra gráfica y obra sonora, curada por Guillermo Daghero, que reúne 14 artistas latinoamericanos que escapan a toda convención, molde establecido o clasificación que los contenga. Abarcando distintas formas y formatos, desde el papel hasta las intervenciones, pasando por videos, performances, obras sonoras y ediciones, cada obra propone, ante todo, una forma nueva de lectura. En su conjunto total, estas distintas materialidades sugieren otras formas de leer. Su curador nos dice al respecto: “Nada de otro mundo. Leer, escuchar, ver y viceversa. Cuando a Edgardo Vigo le preguntaban en qué consistía y qué era su obra, se limitaba a responder no sé, son cosas (Edgardo Vigo fue un referente de estas prácticas a partir de los años 60 en argentina y nucleaba en una revista llamada Diagonal Cero, todo un colectivo de experimentalidades).” En el transcurso de la muestra están pensados algunos encuentros, y para el día 25 de mayo, día anterior al cierre, habrá performances y otras presentaciones (O NO fanzine de contenido visuales, Fede Fantasía, Ricardo Aleixo, Martún Gubbins, Mauro Césari, entre otros) TEXTO CURATORIAL por Guillermo Daghero Es un halago hacer una muestra de cosas que persigo y guardo de hace tiempo, y que sigo pensando y tienen sentido, pero no las puedo definir. Es así. No son cosas precisas. Son palabras-cosas, trazos, gestos; fragmentos. Sí puedo agruparlas, juntarlas en una sala de un museo y mostrarlas. Que sea un halago, quiere decir, abrir algo. Fui acercándome a estos lenguajes desde distintos lugares e indicios. Podría decir que guardo el recuerdo de cuando joven me sorprendió ver el uso del espacio en la tapa y contratapa de una revista Nueva Visión, a su vez, una tipografía seca y en letra minúscula. También en Oliva, entre pueblo y psiquiátrico, pude cruzarme con inscripciones que contenían palabras inexistentes o inventadas, mezcladas con signos que decían y no decían nada. Al mismo tiempo de estos encuentros, en casa de mi abuela teníamos por costumbre hojear revistas, y ella recibían por correo postal la revista El Correo y es ahí donde leo Cuando la poesía se vuelve concreta *, y decía, la poesía concreta no se reduce a un arreglo, o a una disposición en la página, gráfica y hedonista, ni por su puesto a un caligrama, ya que en el concretismo la palabra no se transforma en una imagen de lo que designa, por ejemplo la palabra rosa convertida en rosa, sino que descompone y varía, para dejárnoslo ver, como un juguete complejo desmontado por un niño furioso, todo lo que contiene. En resumen, el poeta se convierte en un designer de la significación. (Haroldo de Campos) Así fui aproximándome a estas prácticas y por ahí viene la cosa _cosa texto / lenguaje visual / imagen texto / escritura asémica / word type / word token / typoésie / palabra / cosa / libro_; cuando a Edgardo Vigo le preguntaban en qué consistía y qué era su obra, se limitaba a responder no sé… son cosas  (E.V. fue un referente de estas prácticas a partir de los años 60 en Argentina y nucleaba en una publicación llamada Diagonal Cero, todo un colectivo de experimentalidades). Este panorama de 14 invitados, fue armándose con la idea de azar, de libro prismático y de acción restringida, extraídas de las lecturas de las crónicas que hiciera Stéphane Mallarmé en 1895 en la Revue Blanche, publicadas bajo el título de Variaciones sobre un tema. En extrema síntesis, en cada uno de los 14 invitados y sus despliegues, existe una renuncia a una forma definitiva y una insistencia en el acto poético, es decir, en la acción de producir algo imposible. Mallarmé de por medio, recomienda cortar el principio y el fin de lo que se ha escrito. Es así que hay lenguajes más o menos cercanos. Lenguajes que dicen y lenguajes que dicen con otras formas, y pensar un museo tiene que ver con estos lenguajes. Insisto en estas formas. Más que decir, pensar el arte, por ahí va la cuestión. * Revista El Correo, Cuando la poesía se vuele concreta, Severo Sarduy, pág 38, 1986.      
    Museo Genaro Pérez
  • Muestra  68 voces 68 corazones

    22 de mayo, 2019 00:00

    SESENTA Y OCHO VOCES Sesenta y ocho corazones Muestra de cortos animados. Cuentos indígenas en lenguas mexicanas originarias. Acompaña Embajada de México en Argentina. SOBRE LA MUESTRA 68 voces - 68 corazones es una muestra de cortos animados creada bajo la premisa “nadie puede amar lo que no conoce”. Reúne una numerosa serie de cuentos indígenas animados narrados en lenguas indígenas mexicanas originarias y retrata historias de tradición oral, así como algunos cuentos de autores contemporáneos como Miguel León Portilla, Andrés Henestrosa, Hermenegildo López, Manuel Espinosa Sainos y Isaac Esau Carrillo Can, a través de la reinterpretación de ilustradores mexicanos. La muestra busca fomentar el orgullo y uso entre sus hablantes y los no hablantes, como asimismo y de modo más general, respeto hacia todas las comunidades y culturas que forman parte de la riqueza cultural de México, donde existen 364 lenguas conjuntadas en 68 agrupaciones lingüísticas. “68 voces” es un proyecto creado por Gabriela Badillo de la productora COMBO en el 2013, gracias al apoyo en un inicio de la Beca Coinversiones del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA) y posteriormente gracias al apoyo de instituciones como CANAL ONCE, Instituto Nacional para la Cultura y las Artes (INALI), y la Comisión Nacional de Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), que por su misión y valores se han ido sumando para ir creciendo en este proyecto. Más info: www.68voces.mx   TEXTO CURATORIAL por Gabriela Badillo Vivimos en un momento en el que no podemos cerrarnos a los que sucede a nuestro alrededor. Un momento en el que debemos ser socialmente responsables y hacer conciencia de todo aquello que nos rodea. Bajo este contexto nace “68 voces”, por un lado, por una necesidad personal de regresar a la sociedad algo a través de lo que sé hacer y, por otro lado, nace al momento de hacer conciencia de la pérdida de un ser querido y todo lo que se va con él. Mi abuelo, maya originario de Maxcanú, Yucatán, falleció hace unos años y hasta ese momento no hice conciencia de todo lo que se había ido con él, pues, además de perder a un ser querido fue dar cuenta de la sabiduría inmensa que se fue con él: un lenguaje, historias, tradiciones, costumbres, un mundo que se desvanecía con él. Por otro lado, hace unos años, durante mi servicio social, en Yucatán, fue muy fuerte ver cómo las mismas madres no enseñaban su lengua a sus hijos por temor a la discriminación. Después, al conocer un día el poema de Miguel León Portilla, los puntos se unieron. Como menciona en su poema “Cuando muere una lengua muere una forma de ver distinto el mundo, una ventana al universo”. Fue así como nació la idea de crear “68 voces” una serie animada que busca mostrar la riqueza de estos 68 corazones, bajo la premisa “Nadie puede amar lo que no conoce”. Estos cuentos buscan ayudar a fomentar el orgullo mismo de ser miembro de una comunidad indígena, llena de riqueza cultural y tradiciones, así como ayudar a fomentar el respeto hacía todas estas comunidades y culturas entre la población en general y poder contribuir con un granito de arena a disminuir la discriminación. Es tiempo de respetar, incluir, fomentar, creer y sentir orgullo de lo que somos. Ver la riqueza y el amor en la diversidad.
    Museo Genaro Pérez
  • “León Ferrarri. Una luz que enceguece”

    22 de mayo, 2019 00:00

    LEÓN FERRARI  Una luz que enceguece Curaduría: Gustavo Piñero Muestra de objetos, collages, textos, dibujos, fotocopias instalados. SOBRE LA MUESTRA El compromiso político es un elemento fundamental de la obra de León Ferrari, lo cual puede ser apreciado en los escritos que la acompañan y en la manera en la cual estos irrumpen en la escena de las artes visuales, desde de la década de los sesenta hasta sus últimos trabajos. La muestra presenta textos del artista que, acompañados de sus objetos, reflejan su pensamiento sobre la cultura occidental, la violencia y la intolerancia religiosa. Esta muestra es posible gracias a la colaboración de la Fundación Augusto y León Ferrari Arte y Acervo (FALFAA). SOBRE EL ARTISTA León Ferrari nació en Buenos Aires en 1920. Comenzó a pintar y dibujar de joven, pero nunca cursó formalmente la carrera de Bellas Artes. Se formó artísticamente en Italia, país de origen de su padre, el reconocido artista Augusto Ferrari. En 1976 se exilió en San Pablo debido a la dictadura militar en Argentina, a donde regresó definitivamente en 1991. En 2007 su obra La Civilización Occidental y Cristiana ganó el León de Oro en la 52º Bienal de Venecia. Ha expuesto en los museos más importantes del mundo, como el MoMA y el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía y ha recibido importantes distinciones como el Premio Konex y la beca Guggenheim. Falleció en Buenos Aires el 25 de julio de 2013, a los 92 años. TEXTO CURATORIAL por Gustavo Piñero En 1963 León Ferrari inicia una serie de trabajos que llama Cartas a un General, dando comienzo a sus obras de contenido político. Era la época de Onganía y había una constante injerencia de los militares en la vida civil. Eran unas diez o doce cartas dirigidas a un general que no iba a poder descifrarlas ya que eran ilegibles. Es el principio de sus grafismos que seguirán durante todo su vida como parte fundamental de su contra-discurso. Al año siguiente realiza los Manuscritos, donde trabaja el tema de la intolerancia de la religión. Según el artista, la escritura es texto, pero además es dibujo. En una de las obras de la serie, El árbol embarazador, en una reinterpretación del diluvio, leemos: “[…] las mil sabias pecadoras, las revolucionarias, las que no creyeron en Dios, las maravillosas ateas, las que supieron gobernar su cuerpo con libre albedrio […]”, y el texto termina: “[…] Y nada pudo hacer Dios contra la vida.” Otro de los trabajos, Cuadro escrito, es un temprano ejemplo de desmaterialización de la obra, en lugar de un cuadro, se expone un manuscrito que lo describe. Esta obra es parte fundamental del comienzo del conceptualismo en Latinoamérica. Según el artista Joseph Kosuth, sobre el arte conceptual, “[…] las proposiciones del arte no son fácticas, sino de índole lingüística […] expresan definiciones del arte, o las consecuencias formales de las definiciones del arte.”   Cuando le preguntaron a León Ferrari sobre el infierno decía: “… Lo peor es que occidente tiene contaminada toda la cultura con el infierno, al pensar que hay una parte de la humanidad que debe ser castigada sólo por no creer en lo que cree el resto”. En 1997 manda una carta al papa (con una asociación con otros artistas, la CIHABAPAI), solicitándole que eliminara la inmortalidad y segundo, que anulara el juicio final por inconstitucional. Después hubo una segunda carta pidiendo que se desaloje el infierno. Esta muestra reúne objetos, collages, dibujos, fotocopias, destacándose una obra a escala de La civilización occidental y cristiana (que si bien la original fue realizada en 1965 y hablaba sobre la guerra de Vietnam, es un cuestionamiento sobre todas las guerras y la violencia de la religión). El debate que las obras de León Ferrari propone sobre el poder, la religión, el discurso, mantiene una enorme actualidad y su luz todavía nos interpela, generándonos preguntas por la cultura en la que estamos inmersos y buscando el significado en lo que no está escrito, sino, lo que aparece entrelineas.  “Mi obra no quiere adormecer conciencias, sino despertarlas.”  
    Museo Genaro Pérez